El placer de llegar a pie a los baños de aguas termales de Dorres, y bañarse

El placer de llegar a pie a los baños de aguas termales de Dorres, y bañarse

La travesía del Carlit 50 Estanys normalmente se hace en cuatro etapas, más una quinta para subir a la cima del Carlit. Si se quiere caminar más, sin embargo, se puede enlazar un itinerario de dos etapas que permite conocer pueblos con encanto como Dorres y Porté – Puymorens, y ver grandes vistas sobre la Cerdanya y la cara norte del Pirineo de Girona y Barcelona. Y al pasar por Dorres (final de etapa), tenemos el gran regalo de podernos bañar en sus baños de aguas termales.

Edificados al aire libre, en medio de los árboles y con una visita impresionante de las cimas del Puigmal, los Baños de Dorres ofrecen a los enamorados de la naturaleza y del agua momentos de paz, calma y tranquilidad.

Si miramos atrás, el hombre ha utilizado estas aguas naturales desde la prehistoria (1500 aC) y ya de una forma más habitual y organizada a partir del siglo XVII. Muy utilizadas a partir del siglo XIX, las cualidades de estas aguas calientes y sulfurosas ya son citadas en 1926 en la Guía de la Cerdanya de Emmanuel Brousse. La temperatura del agua al salir, la más elevada del país, llega hasta los 41ºC.

La travesía del Carlit 50 Estanys normalmente se hace en cuatro etapas, más una quinta para subir a la cima del Carlit. Si se quiere caminar más, sin embargo, se puede enlazar un itinerario de dos etapas que permite conocer pueblos con encanto como Dorres y Porté – Puymorens, y ver grandes vistas sobre la Cerdanya y la cara norte del Pirineo de Girona y Barcelona. Y al pasar por Dorres (final de etapa), tenemos el gran regalo de podernos bañar en sus baños de aguas termales.

Propiedades del agua termal de Dorres

El agua brota a una temperatura de unos 41 ° C, y el flujo y la temperatura permanecen regulares durante todo el año. Los baños alivian la artrosis, el azufre es beneficioso para las vías respiratorias, y muchas de las irritaciones de la piel son aligeradas o curadas por el agua sulfurosa. Después de una buena caminata, la recuperación dentro del agua es francamente placentera, con el añadido de las espectaculares vistas de la Cerdanya.

Desarrollo de los baños de Dorres

Durante mucho tiempo, los baños se mantuvieron en libre acceso y sin vigilancia. . En 1961 el ayuntamiento se reunió en el lugar y se concretó el proyecto. En 1991, dos bañeras antiguas talladas en bloques de granito y la lavadora se completaron con una nueva cuenca de granito que podía acoger más bañistas.

En este pueblo de la Cerdanya se unen las fuentes de agua caliente con el ancestral arte de trabajar el granito, combinación perfecta para sumergirse en baños saludables dentro de confortables bañeras esculpidas desde la prehistoria.

La fuente siempre ha existido

Los hombres prehistóricos que vivían en los cobijos de la montaña de Dorres ya apreciaban el placer de un baño caliente. Dejaron rastros de su presencia en el pueblo: ejes de piedra pulida, piedras de copa, y se puede ver un hermoso dolmen en Brangoli, un pueblo cercano.

500 metros más abajo, en Escaldes, la existencia de baños se ha comprobado desde la época romana. Cerca de la fuente de Dorres, las ruinas dan fe de la antigua utilización de agua caliente en primavera. El antiguo lavadero, que ahora es un placer para los bañistas, fue cortado en granito en 1841 (la fecha está tallada en la roca abajo). El agua caliente y sulfurosa era sin duda efectiva para lavar la lana cruda de las ovejas en esta cuenca lejos del pueblo.

El agua del lavadero del pueblo ante el ayuntamiento tiene las mismas características que los baños, y todavía se aprecia hoy por sus cualidades suavizantes y el lavado de ropa de lana. Recomendamos ir después de los 5 días de caminata de la Carlit 50 Estanys, o incluso llegar a pie si se desea alargar la travesía con las dos etapas que enlazan Vésines y la Bullosa por el lado Cerdán, pasando por Porté – Puymorens y Dorres. Meterse en el agua después de la caminata será realmente gratificante!
Contenidos transmitidos, entre otros, del portal www.bains-de-dorres.com

Conoce en profundidad los vestigios arqueológicos de Núria y Coma de Vaca

Conoce en profundidad los vestigios arqueológicos de Núria y Coma de Vaca

Entre los años 2010 y 2017 un equipo de arqueólogos del Instituto Catalán de Arqueología Clásica dirigidos por Josep Maria Palet han llevado a cabo prospecciones y excavaciones arqueológicas anuales en el Parque Natural de las Cabeceras del Ter y del Freser. El Instituto Catalán de Arqueología Clásica es un centro de investigación público creado por la Generalitat de Cataluña y la Universidad Rovira i Virgili que tiene como objetivo la formación y la investigación avanzada del Mediterráneo antiguo. Una de las líneas de investigación del Instituto es la arqueología del paisaje donde se estudian las interacciones de las sociedades con su entorno y la formación de los paisajes culturales. En esta línea se enmarcan los trabajos realizados por el equipo en el Parque Natural, pero también en otras áreas pirenaicas como el valle del Madriu en Andorra o el Parque Natural del Cadí-Moixeró.

Durante 8 años un equipo de arqueólogos del Instituto Catalán de Arqueología Clásica han llevado a cabo prospecciones y excavaciones arqueológicas de alta montaña

Con la colaboración del Parque Natural de las Cabeceras del Ter y del Freser, el equipo del Instituto Catalán de Arqueología Clásica ha desarrollado siete itinerarios que unen estos vestigios, y que nos permitirán interpretar lo que de entrada sólo sabríamos ver como un conjunto de piedras sobre el terreno. Todos los podremos encontrar en la primera etapa de la travesía de losRefugios del Torb, la que transcurre entre los valles de Nuria, Coma de Vaca y Ulldeter.

La investigación arqueológica realizada en el Parque Natural de las Cabeceras del Ter y del Freser ha evidenciado una fuerte antropización de estos valles pirenaicos desde la prehistoria (IV-III milenios aC) hasta la época contemporánea. Los buenos pastos y la facilidad de acceso a puntos de agua permitieron el establecimiento de comunidades ganaderas desde el Neolítico, y hasta ahora se han documentado más de 400 estructuras arqueológicas relacionadas sobre todo con la actividad ganadera, tales como traste, cabañas, cerrados u ordeñadoras.

La larga ocupación humana de la zona la han podido concretar los arqueólogos del GIAP en cuatro grandes fases: el período neolítico, en el que se implantan las primeras comunidades ganaderas en el área de la Coma del Embut y la Coma del Freser ; la época romana, cuando estos valles estarían bajo el área de influencia de las poblaciones ceretanas y de la ciudad romana de Llívia; la época tardo-antigua y altomedieval (siglos VI-XI), en la que se tienen las primeras evidencias arqueológicas de ganadería trashumante de largo recorrido entre la llanura litoral y la montaña, y finalmente la época moderna (siglos XVI-XVIII ), cuando se evidencia una intensificación significativa de las actividades ganaderas en los valles de Núria y del Freser.

Fruto de estos estudios han surgido los itinerarios que se pueden ir a descubrir sobre el terreno, y que se encuentran muy bien explicados eneste enlacede la web del Parque Natural.

Información facilitada por el Instituto Catalán de Arqueología Clásica y el Parque Natural de las Cabeceras del Ter y del Freser. Todas las fotos son propiedad del Instituto Catalán de Arqueología Clásica.

El Arboretum: un jardín botánico de árboles exóticos en el Canigó

El Arboretum: un jardín botánico de árboles exóticos en el Canigó

Una opción para comenzar la travesía del Tour del Canigó es hacerlo desde su vertiente sur, llegando en coche hasta el núcleo de La Llau, sobre Prats de Molló, y acercándonos a pie al refugio de Sant Guillem, en un agradable paseo de aproximadamente una hora y cuarto. Disfrutaremos de un jardín botánico de especies de árboles llamado el Arboretum.

Situado cerca del refugio de Sant Guillem, el Arboretum de la Oficina Nacional Forestal (ONF) se extiende hacia el sur con una superficie de 8 hectáreas, y es un espectacular bosque de especies exóticas que se emplaza en las antiguas tierras cultivadas de la masía de Sant Guillem. Desde el vecindario de La Llau, hay que tomar el camino indicado por un letrero amarillo, donde está escrito ” Sant Guillem ” y, al poco rato, nos adentraremos en el Arboretum.

A los alrededores de 1950, el Estado quiere reforestar este territorio a través de la Comisión Forestal, llamada “Aguas y Bosques”, los gestores forestales del Alt Vallespir, estableciendo especies exóticas para el disfrute y aprendizaje de los habitantes de la zona y visitantes. El Arboretum fue creado también para determinar la adaptación al territorio de diferentes especies, y estudiar cuál es la altitud más alta (entre 1.168 y 1.256 m), clima (montañas del Mediterráneo) y la exposición del territorio (lado sur del Canigó) a la que se adapta cada una. Las primeras plantaciones, realizadas en 1955, continuaron hasta el 1994, y reúne una diversidad genética de elevado interés patrimonial, a través de 66 especies de diferentes orígenes y de 4 continentes.

Los bosques agrupan tres tipos principales de resina (pino, abeto y pícea), pero también otros como secuoyas, por ejemplo, así como algunas especies de hoja (roble rojo o tulipanes de Virginia). Con el tiempo, las plantaciones han evolucionado de manera diferente en función de las especies. El pino, el abeto, el cedro, piceas y secuoyas ocupan las zonas de debajo del refugio, las más altas. Entre los 40 tipos de resinas exóticas, el Arboretum también se compone de especies propias de la región, originarias del Canigó o de los pinos rojos del Bosque de la Mata, situado en el Capcir (Matemale, Les Angles y Formiguera).

Lamentablemente, esta notable diversidad fue dañada en enero de 2009 por la tormenta Klaus, que afectó a toda la región suroeste de Francia. En el Alt Vallespir, causó daños importantes, que aún se pueden percibir en algunos bosques. Conscientes de la rica herencia de este jardín botánico, la Oficina Nacional Forestal (ONF) recibe hoy ayudas de la marca Grand Site du Canigó para rehacer su esplendor y el disfrute de sus visitantes.

Os animamos a visitar este bonito jardín botánico mientras empezáis, desde su vertiente sur, la travesía del Tour del Canigó! (4 jornadas).

Estos contenidos se divulgan en la web www.refugesantguillem.com

El Mont Capell

El Mont Capell

El Mont Capell (1.194 m) es la montaña más emblemática del municipio de Sant Llorenç de Cerdans. Una cima modesta, pero que al coronarla se convierte en un mirador privilegiado del Vallespir y del Empordà, en primer término, y desde el mar hasta las altas montañas del Pirineo Oriental, siempre con el Canigó, presidiendo la panorámica. El ayuntamiento de Sant Llorenç de Cerdans y el Centro Excursionista Peu Alegre organizan una caminata popular una vez al año.

El camino que sube coincide, casi hasta arriba, con el camino de ir a Costoja y a la frontera interestatal, y está empapado de historia. Desde Maçanet de Cabrenys hacia Costoja y Sant Llorenç, este fue un camino de la Retirada de los diversos que se utilizaron en el Empordà durante febrero de 1.939. Un recorrido que, también entre el 1.940 y 1.944 fue, para muchos, un camino de fuga y de esperanza: judíos perseguidos, resistentes amenazados de muerte o de deportación, pilotos aliados abatidos en territorio francés, jóvenes yendo a encontrar las fuerzas francesas libres, evadidos… Para todos ellos, este fue un camino hacia la libertad, poniendo en peligro sus vidas.

Podemos empezar la excursión en la oficina de turismo de Sant Llorenç, junto al que hay un túnel que pasa por debajo de las casas. Una serie de carteles vinculados a la Retirada republicana nos sitúan en el contexto histórico, hay que tener presente que sobre la oficina hay un interesante museo de la Retirada, que recomendamos no dejar de visitar. Comenzaremos la excursión pasando por el túnel y, de entre las muchas marcas de pintura que hay, nos fijaremos con las de color amarillo y rojo (GRP del Vallespir), que seguiremos durante casi toda la excursión.